Vivencia en CARTAGO

Experiencia con participante Noruega

Para nuestra esta experiencia de tener una persona de intercambio ha sido una situación totalmente nueva para nosotros, se han presentado situaciones las cuales a veces nos sentíamos impotentes por no saber con actuar con una persona que pasa a ser un miembro más en tu casa pero al mismo tiempo no es nada, una persona con gustos y costumbres totalmente diferentes a nosotros, gracias a Dios con las comidas y el idioma no hubo problema pues ella habla muy bien el español y es una muchacha muy aplicada en los estudios, pero cuando ella quería salir con gente totalmente desconocida para nosotros nos costaba mucho que entendiera porque se le decía que no se podía, por las reglas de la casa y las de SEMVO y por los peligros que podía enfrentar.

Le gustó mucho las comidas de nuestro país y en la medida de lo posible le enseñamos nuestras costumbres, nuestras fiestas patrias y algunos diferentes lugares de Costa Rica, tal vez por el tema económico no se pudo llevar a más lugares y eso a ella le hizo falta y en algún momento nos dijo su descontento, pero lo normal de una muchacha de esa edad, nos acompañó sin queja alguna en el proceso de enfermedad de mi madre hasta cuando tristemente falleció, algo que ella en su país no había vivido con ninguna persona ni siquiera lejana le toco aquí.

Estamos a punto de terminar este proceso que nos deja muchas enseñanzas, el cual a nuestra hija de 17 años le ha parecido muy diferente a lo que ella esperaba por las diferencias que ha tenido con ella unas veces muy unidas y otras no tanto, pero al fin llegado el momento creo que le quedará una gran experiencia de vida para el futuro.

Saludos cordiales.

Familia Esquivel

Ir